viernes, 9 de agosto de 2013

HOLLYWOOD - EL ASESINATO DE JESSE JAMES (The Assasination of Jesse James by the Coward Robert Ford, 2007) de Andrew Dominik






LA VIEJA LEYENDA REVISIONADA





  * * * * 
MUY BUENA

 
    Mientras el carismático e impredecible Jesse James planea su próximo gran robo, declara la guerra a sus enemigos, quienes intentan hacerse con la recompensa — y la gloria — que implicaría su captura. James, un hombre carismático, supersticioso y malhumorado, es el líder de una cuadrilla que teme a su carácter y rápidos disparos. Robert Ford, su antagonista, es un miembro de la cuadrilla confundido entre venerar a Jesse o tomar su lugar.

 A comienzos de los ’80 Sam Peckinpah dirigió el film “Cabalgata Infernal” sobre Jesse James y su legado, concebido hoy día como un clásico estandarte del género western. Este film de Andrew Domick es más plausible explorarlo desde una perspectiva de un drama intimista cuyos modismos se acercan mas a la etapa revisionista del género del Oeste. Es atractivo, por otra parte, el hecho de contar una historia ya conocida de forma diferente y con la particularidad de mostrar a un Jesse James en sus más íntimos tormentos y dueño de una personalidad muy conflictiva y de un perfil fácil de reprobar. 

Esta es una película bastante particular por la manera en que retratan a James, lo que la convierte en una búsqueda interesante dentro del acartonado panorama hollywoodense. Gran mérito de ese clima intimista tiene que ver con la fotografía, impecable desde lo visual para retratar escenarios naturales y jugar de forma constante con la oscuridad y la luminosidad en perspectiva a sus personajes, una composición plástica que brinda escenas (como la del asalto al tren) de gran jerarquía y con un aire de ensoñación por momentos, como queriendo resaltar el mito que representa la figura de James. 

La historia esta narrada a lo largo de varias subtramas que van dosificando de forma austera (aún en sus casi tres horas de duración) la tensión dramática que hace eclosión en la última media hora con el desenlace ya previsto de acuerdo al título del film. Sin embargo, el ícono del Lejano Oeste es un individuo mucho más complejo que la figura que retratarìan los cànones del western màs clacisista y conservador. Brad Pitt logra ponerse en la piel del famoso pistolero para transmitir, en un gran trabajo actoral, toda su paranoia, violencia y magnetismo, logrando el cometido final del film: querer desmitificar al mito que es este personaje para la cultura norteamericana. 

Hay un gran trabajo del sorprendente Casey Affleck, brindándonos un costado mas oscuro y atormentado del que también causara grata impresión en "Desapareció una Noche”. Este don nadie cuyo objeto de obsesión es el pasaporte para su trascendencia que él cree inmortal y que luego será efímera en comparación a la inalcanzable figura de James.



Andrew Dominik elabora una suerte de humanización del bandido, dejando al desnudo sus demonios internos, su terror a ser caputarado, el descreimiento para con su entorno y la irritabilidad y el egocentrismo propio de un déspota. Analogías que se trazan alejadas del común popular que lo considera como un héroe de la mitología villana que ha generado a lo largo de la historia incontables relatos sobre su persona. 



 Clip - trailer:




No hay comentarios:

Publicar un comentario